Alex Knopfel: teléfono estropeado

IMG_0624

Las oscuras y eternas noches del subsuelo de la ciudad de Barcelona estaban acabando con la sonrisa de los Knopfel. Lo intuía, tuvimos que llamar desde la redacción de CS entre miradas de preocupación y manos sudorosas.

Algo no iba bien. No recordábamos Siberia, ni caíamos en pozos de ambición. Alguien necesitaba un respiro. Lo nuestro era interés por su salud. Lo suyo independencia surfística y ganas de fritos al sol sureño. Rápidamente pensamos en Rafita Gómez Espadafor, pero estaba en Nicaragua, la cosa no olía bien. Los aviones no despegaban y los trenes no paraban. El sur, del este al sur, reflejado por el oeste, para perder el frío norte de vista.

Y así consultamos, así respondió en joven melón a una inquietante llamada telefónica al borde del trampolín.

CS: ¿Estás bien Alex? Te sentimos agobiado y ansioso desde la redacción, hace días que no nos envías Beach Nachitos de este a oeste del territorio, del Surf House Barcelona a las oficinas de Cerveza Salada en Vigo. ¿Nos puedes contar que ha sucedido?

Alex Knopfel: Hacía mucho que le tenía ganas al sur de la península. Siempre que puedo me escapo a Francia o al País Vasco ya que en coche es un momento, para mi que me gusta conducir, pero bajar a Cádiz en coche ya no es una broma. Me gusta conducir, pero tampoco tanto. Vi un parte bueno para la zona de Cádiz y para asegurarme le escribí a mi amigo Rafa Gómez Espadafor que tiene una escuela en El Palmar y seguro que me iba a asesorar de lujo.

-“¡Vete para ahí. Pilla vuelo a Jerez y tienes mi piso! Va a estar guapo.” El tío estaba en una hamaca en Nicaragua.

No me lo pensé, pillé dos vuelos BCN-Jerez De La Frontera y a los dos días estaba ahí con mi hermana Olivia para sacar cuatro fotillos decentes.

IMG_0259
IMG_0258
IMG_0275

El parte de Windguru era de 1m a 1,5m con peróodos de entre 12 y 13 segundos con viento levante flojo. Así que pintaba muy bien.
El día que llegamos me di un baño cuando el sol ya se había puesto. Imagínate el mono que tenía, tres olas y a casa.

Al día siguiente el mar ya estaba subiendo pero el viento no le daba del todo bien. Pero aún así hubo alguna olita más que decente. Parecía que había unos fondos muy buenos.

Me decían que El Palmar es con marea alta, pero la verdad que tenía mejor forma la ola con la baja.

Un poco de turismo para ver Caños de Meca, un poquito de “pescaíto” frito y a casa a descansar. La previsión para el viernes era muy buena. Viento flojo de levante y buen mar.

Mi hermana me hizo tragarme GH (ni idea que edición ya) y vi que sigue siendo el mismo drama de siempre así que me fui a la cama pronto para madrugar y pillar la buena marea. ¡Que olas! No me lo podía creer. La luz, el color del agua y la forma de la ola me recordaba a Puerto Escondido. Obviamente 25 veces más pequeño y noble. Estaba alucinando con esas olas. Baño largo, salir a comer algo, ver que me habían abierto el coche y me habían robado un iPhone 6 y joderme el día.

Pero volví al agua, más de mala hostia pero con esas olas todo se curaba. Tras el último baño, coche hacia Cádiz y a comprar un iPhone 6, ah no, el 6S que es lo mismo pero vale 80€ más… Mucho dolor la factura pero seguía con una sonrisa gracias a las olas.

Cena en Mc Donalds ya que no había mucho más presupuesto tras la compra del teléfono y a casa. Muerto.

IMG_0348
IMG_0914

Chequear las fotos hechas por mi hermanita y a la cama. Esta vez teníamos en casa al dueño. Bueno, al hijo del dueño, Pablito, vaya terremoto. Yo creo que un día será famoso por el arte que tiene, ya lo conoceréis. Se quedó frito en el sofá y la mañana siguiente a las 8 estábamos en el agua los dos. Flipando todavía con las olas que había.

Más pequeño pero una forma increíble y algún que otro tubito. Desayuno tras el baño, coche (esta vez no me habían robado nada) y al aeropuerto de Sevilla para volver a Barcelona. Tres días de surf increíbles, agua caliente y gente encantadora. Nuevo destino preferido.

Gracias a mi hermanita Olivia por acompañarme y aguantar horas en la arena con la cámara, a Pablito por sus risas, Mónica y sobretodo, a Rafa por dejarme su apartamento y hacerme sentir como en casa.

¡Volveré, y mucho!

CS: Gracias, Alex. Son las 22:47, mucha gente se ha quedado dormida con la historia. Pero si tu estás bien todo está bien. Aunque de nuestros desayunos ni pío. En fin, es hora de cenar. ¿Alex?¿Alex?¿Alex?.

IMG_0427
IMG_0487
IMG_0513
IMG_0569
IMG_0614
IMG_0694
IMG_0940
IMG_0918
Fotografías: Olivia Knopfel

share on: