Entrevista León Agurruza

Entrevistamos en exclusiva al joven talento del momento León Agurruza. Ascendencia del norte y toque insular. Lo mismo shapea una tabla que pinta en acrílico, patina un bowl o te hace un layback en la cara. Los tiempos han cambiado y León es tendencia, atrás quedan los jóvenes surfistas anclados en la competición y el aburrimiento del ego inducido. Os dejamos una entrevista fresca, recién desgarrada y con aires de arte moderno.

¡Con todos ustedes, León Agurruza!

¿Qué parte ocupa el mar en tu vida?
El mar es lo que hace girar mi mundo y mis sueños.

¿Cómo es la vida en una isla?
Todavía no he viajado mucho, pero sé que no todas las islas son iguales, aunque he viajado lo suficiente para saber que en mi isla se vive muy bien, no hay atascos, hay sitio de sobra en la playa, no me tengo que preocupar porque me roben la bici y generalmente no hay prisa por nada, menos por el cambio de marea.

¿Podrías vivir en cualquier otro sitio?
No lo sé, todavía tengo que viajar mucho, pero si hay buenas olas, chicas guapas y buen tiempo, creo que sí.

Los Agurruza sois una gran familia ligada al mar, cuéntanos un poco de vosotros…
Mi padre dejo de estudiar para ser windsurfista y se ha pasado media vida surcando las olas por todos los océanos. Al ser el mayor contagió a sus hermanos y me imagino que su afición al mar le vino de mi abuelo que también era un apasionado del mar y le inició desde muy pequeño en la vela y de su madre que es descendiente de los vikingos y una familia muy marinera.
Creo que lo llevamos en la sangre.

Eres una de las jóvenes promesas del surf nacional, ¿cómo ves al los surfistas de tu generación?
Creo que los surfistas de mi generación están pegándole muy fuerte, tenemos el ejemplo de Aritz y Jonathan y creo que si nos esforzamos y confiamos en nosotros podemos llegar muy alto.

¿Crees que los surfers canarios están en ventaja o desventaja frente a la gente de la península o Francia? Me refiero en cuanto sponsors, campeonatos, olas, playas, etc….
Creo que tenemos una gran ventaja en cuanto a condiciones. Podemos surfear todo el año con una temperatura agradable y en todo tipo de olas; olas de viento, olas con tubazos y olas grandes.
En cuanto a competiciones está claro que lo tenemos más complicado, siempre hay que coger el avión pero empezamos a tener un buen circuito canario y algún campeonato como el Quemao Class, que son los de fuera los que tienen que coger el avión para que luego les ganen los de aquí como Jose Maria Cabrera, Antonio Marques, Manuel Lezcano o Yeray.
En cuanto a sponsors está claro que estamos muy lejos de la industria surfera pero creo que ésta se está dando cuenta que las islas son un muy buen escaparate ya que nos visitan semanalmente cientos de surfistas de todos los niveles.

Tienes más vida que los surfistas convencionales, te has hecho algunas tablas a tú edad, te editas tus propios videos, te gusta la fotografía… ¿de dónde viene ese ramalazo?
Una vez más, creo que viene de familia, mi madre estuvo pintando durante un tiempo y ahora es muy buena fotógrafa y mi padre, aunque dejo de estudiar arquitectura, aprendió lo suficiente como para hacernos una casa que a todo el mundo le gusta mucho. Además siempre me han animado a que pinte mis tablas, dibuje mis camisetas o fabrique mi propio skate. Lo de los videos es porque me quedan mejor que a mi padre.

Sabemos que tienes familia en Madrid, ¿cómo son tus estancias en la capital?
Yo diría que más bien breves, suele ser un lugar de paso para ir al norte y aprovecho para ver a mi abuela y a mis primos y si coincide con una sesión de skate, mejor.

¿Quién te motiva como surfista? ¿Y quienes te han ayudado en tus inicios?
Igual que vosotros, mi surfer preferido es Andy Irons, me encanta como surfeaba, Joel Parkinson y su doble en Fuerteventura, Lazi, y como no, John John Florence es una referencia. Todavía estoy en mis inicios pero mi padre ha estado ahí desde mi primera ola hasta mi ultimo tubo.

¿Cómo es el proyecto de Vissla y León Agurruza?
Espero que sea un proyecto largo, la verdad es que me encanta la marca, tanto los productos como lo que intentan transmitir, que en pocas palabras podría definirse como el arte de surfear. Y confío que con el tiempo me ofrezcan más oportunidades de colaborar con ellos.

¿Futuro free surfer? ¿Shaper? ¿Pro Juniors? ¿WQS?
Creo que para ser un pro surfer, tienes que pasártelo bien surfeando y por lo tanto ser un buen free surfer y competir con mis propias tablas sería un puntazo, en fin que me quedo con todo.

¿Cuéntanos como fue la experiencia en el campeonato “upcycled contest” de Vissla y Surfrider Foundation?
En casa somos muy de hacerlo tu mismo, ya me había hecho un long skate, un remo y un single fin. Cuando vi el anuncio del campeonato enseguida me entusiasmé. Al principio no sabía muy bien que hacer, pero estando en casa de mi abuela, sin tablas y viendo que el plato de ostras que nos íbamos a comer estaba hecho de polyester, se me ocurrió que con él podía hacerme un hand plan. Fue divertido ir resolviendo los problemas que iban surgiendo. No me salió bien a la primera pero el resultado final fue bueno y me quedé muy contento de como funcionaba en el agua. Quedar tercero en la categoría sub16 fue una gran recompensa.

Olas grandes. ¿Cómo te ves a ti mismo en este campo? ¿Entrenas algo para prepararte de cara a los swells de invierno? ¿Tienes alguien que te empuje a entrar en los días gordos?
Las olas grandes es siempre una cuestión de perspectiva. Lo que a mi me parece grande seguro que a Natxo Gonzalez le parece de risa. Creo que para pillar olas grandes hay que ir paso a paso, sabiendo siempre que puedes aguantar el revolcón. Desde muy pequeño ya me gustaban las olas grandes, recuerdo a los 7 años estar con la tabla de espuma y mientras mis amigos pillaban las orilleras, yo en un momento en el que el mar se calmó, subí al pico y me pillé una ola dos veces mi tamaño bien potente y hueca, por un segundo estuve en un tubazo, luego comí pero lo saboreé.

A los 10 años empecé a entrenar con el club Mahoh de Hector Cerdeña, con un grupo de chavales que tenían entre 14 y 16 años. Ni decir tengo que casi siempre estábamos en olas demasiado grandes para mi, pero me encantó. El año pasado pillé olas que eran 4 ó 5 veces mi tamaño y mi padre me encargó un pintxo, por ahora ese es mi límite.

Como tengo intenciónn de superarlo, este invierno hice con el club Mahoh un curso de apnea que me ha sido muy útil y me encuentro cada vez más tranquilo en las grandes merendolas. Además Esteban Etienne, un amigo de mi padre, me ha regalado un chaleco, no es de los hinchables pero me saca rápidamente a la superficie. Este año me he concentrado en coger olas huecas y potentes y debo decir que Lazi ha sido un gran maestro animando siempre y colocándome para pillar las buenas. El próximo invierno espero rebasar mi límite y así año a año llegar a coger esas olas que a cualquiera le parecen gigantes.

¿Vas a misa?
Solo los 31 de febrero que caen en martes.

¿Te persiguen las chicas todos los días o sólo el fin de semana?
Todos los días pero solo los fines de semana tengo tiempo.

¿Qué te inquieta además del surf?
Me encanta la pesca, la guitarra y patinar.

Estás en CS, aquí no tenemos censura ni miramos a los demás, simplemente despídete con lo que sabes que en otras webs no te dejarían…
Espero veros en el infierno, surfeándo tubazos de lava, rodeados de chicas guapas y bebiendo litros de cerveza salada por toda la eternidad (me imagino que escucharán buena música allí).

#Vissla #Junglejuice

share on: