Despedido el 17

Otra vez el champagne, las uvas y el alquitrán, considerando el oleaje en aguas abiertas. Que no nos falte nunca un resumen del año anterior por si se nos ha olvidado algo. Ni tampoco los buenos propósitos surferos (nunca antes la recién estrenada palabra “surfero” o “surfera” sonó tanto), es que los “surferos” ya somos parte del día a día de todo el mundo, el surf ha reventado en la sociedad y no hay quién lo pare.

Se consumió la partida del año anterior y prometemos al de la mayoría de edad, dejando atrás otro año sin más. Puede que sea el año de la consolidación del surf como deporte popular, puede que 2017 haya sido ese.

Un año en el cual los grandes medios generalistas se han molestado en cubrir nuestras noticias con bellos tópicos tocando de oído. Por lo menos ya nos diferencian del windsurf y nos alejamos del viento de Tarifa.

Por un lado JJ Florence y Tyler Wright han hecho justicia en el surf de competición y Gony ha estado cerca de ser campeón europeo WSL, siendo el vencedor de los perdedores o lo que es lo mismo, subcampeón continental.

Se fueron Jean y Óscar, también Tania y los mitos de Jack O´Neill y Bruce Brown. También nuestro querido Barbas, que siempre estará con nosotros en la playa.

Ha sido el año de la puesta en escena del rancho de Kelly abriendo las cortinas a una nueva ventana dentro del surf profesional. La impresión de lo que viene es similar a las últimas décadas. Antes estaba Pottz y ahora están otros. Nada nuevo, el oleaje que encontrarás en la orilla puede verse ligeramente afectado por la orientación de la costa o los fondos marinos. Cosas del surf y de las rompientes.

Como cada año las desgracias del terrorismo, desastres naturales, ridículos políticos, asesinatos, crisis… Pero también han sucedido de manera discreta episodios positivos que ahora no recuerdo.

De lo último del año me quedo con el cinco de diciembre de 1665, 1786 y 1820 en País de Gales. Una historia magnífica que escuché en la radio camino a Madrid. Tres naufragios y un solo superviviente, un mismo nombre, Hugh Williams. Un viajero espacio temporal. El estrecho de Menai, miles de naufragios y una leyenda más en el mar. Lo siniestro y el más allá están de moda, mola bastante.

Poco más que decir. Una mesa larga, botellas de todos los colores y comidas bien copiosas. Eran comidas de Navidad con primos, tíos, abuelos, todos estaban ahí. De pequeños éramos bien ricos y no lo sabíamos. Ahora compramos lotería y tablas de surf diseñadas en USA y hechas en China.

Jaji Iglesias

Jaji Iglesias

Co fundador de Cerveza Salada, columnista y editor.
share on: