El futuro

metropolis

Nosotros juzgamos el pasado. La distancia nos permite acertar. Como se dice en mi casa: después de la guerra todos generales. Que fácil es ver ahora el error que supuso dejar crecer los fascismos en Europa. Cómo no entendieron desde un principio lo peligroso que es el tabaco y lo dejaron medrar hasta nuestros tiempos. Que listos somos ahora al juzgar todos esos errores del pasado.

Pues en estos tiempos también estamos cometiendo errores de bulto que acabaremos pagando entre todos. Sí, nosotros también estamos cometiendo errores de bulto que las generaciones venideras nos echaran en cara. No os hagáis ilusiones creyendo que somos más listos que nuestros antepasados, porque no es así. Nosotros estamos permitiendo cosas de las que pronto nos arrepentiremos o que pronto serán reprochables. Sí, como dice la canción the times they are changing, pero la vergüenza por nuestro comportamiento pasado es constante y así será en el futuro también.

Dentro de 30 ó 40 años sucederá una conversación parecida a esta en no pocas casas:

– ¿Abuelo cómo es que cuando erais jóvenes no os disteis cuenta de que los hombres llevaran minibandoleras sería el fin de la decencia en el mundo?

– Éramos unos ilusos, creíamos que no era para tanto, pero al final se vio que sí tenía su importancia. No supimos verlo, lo siento mucho, ahora sé el daño que eso causó.

– Sinceramente abuelo, es difícil de creer que no os dieseis cuenta del peligro que suponía dejar usar eso con total impunidad.

– Qué quieres que te diga chico, se me cae la cara de vergüenza. No debimos permitirlo, ahora ya es tarde. Ahora el daño ya está hecho.

Está en nuestras manos que al menos los errores más flagrantes, los más vergonzantes y, sobre todo, los más peligrosos sean impedidos cuanto antes. Está en nuestra mano que al menos se nos reconozca el espíritu de lucha y que cuando nos increpen nuestros futuros poder decir con la cabeza bien alta, como pueden decir algunos de nuestros antepasados: nosotros éramos la Resistance, nosotros luchamos.

Luchemos contra la impunidad de las minibandoleras masculinas. Gritemos bien alto:

“¡¡Usa una mochila!!” o “¡¡Si no te cabe en los bolsillos haz dos viajes!!”.

Ganar o perder no depende de nosotros, pero sí luchar.

Ahora ya lo sabes.

@muchachocs

[email protected]

 

Muchacho

Muchacho

Agitador social, filósofo y cronista deportivo
share on: