Filipe Toledo ganador del Boost Mobile Margaret River Pro

Vivimos tiempos extraños, el surf también vive tiempos extraños. Acostumbrados ya a que cualquier cosa pueda ocurrir en cualquier ámbito con una pandemia que ha cambiado la vida social, profesional y deportiva en todos los aspectos, el ser humano se va acostumbrando a que cualquier cosa pueda suceder sin apenas sobresaltarse.

Así que cuando lo que queda de World Surf League y de campeonato del mundo decidió volver a la competición con una serie de pruebas que recuerdan más al circuito de los 90 que a el Dream Tour sabíamos que cualquier cosa podía pasar. Lo que jamás podíamos haber imaginado es que el brasileño Filipe Toledo se impusiera en el Boost Mobile Margaret River Pro, terreno históricamente dominado por John John Florence con actuaciones que aún son recordadas y estudiadas por aficionados y rivales.

El caso es que una nueva lesión hizo que el hawaiano decidiese borrarse de la competición y del resto de la ronda australiana dejando lugar a lo inesperado y pasó lo inimaginable, que el pequeño brasileño se impusiera a todo rival que se le pusiera por delante, incluido Jordy Smith en la final.

La otra sorpresa la dio el joven sudafricano Matthew McGillivray que llegó a semifinales con una sólida actuación y la decepción corrió de la mano de los brasileños campeones del mundo Gabriel Medina e Italo Ferreira que quedaron apeados relativamente pronto cuando nadie lo esperaba.

En categoría femenina victoria final también de una brasileña con Tatiana Weston-Webb imponiéndose a la estilosa Stephanie Gilmore en la final que a su vez había eliminado antes a la favorita Carissa Moore en unas semifinales francamente reñidas.

Esto ha sido todo amigos, próxima parada Rottnest Island también en Western Australia.

share on: