Horror

¿Propone la industria del surf un futuro sostenible? Nos lo aclara Josebas Ladronzuernón, mediador y estafador en el sector.

“La teoría endosimbiótica propone que una célula eucariota fue capaz de meter otra movida para convivir y no morir. Véase pues la tasa de localismo que sufre bofetadas al usar el mismo y salen corriendo like a raíz en asfalto húmedo. El hospedero debe abrazar los entes liberados por el endosimbionte del turismo y proporcionar protección o morirá de hambre”.

LA TEMPLANZA DEL FUTURO
(Conversación personal e instantánea)

Hasta aquí se encuentra todo claro. Las sistemáticas minerales del surf están abiertas de par en par para todo el mundo hace décadas.

-¡Escúchenme!. Puerta se dice “door” en inglés y Rascoott City es la repolla al cerrarle las puertas al surf a través fósiles de flora e invertebrados macabros.

Una ciudad con aguas corrientosas extremas de poca profundidad creada por la aglomeración de enormes mariscos de concha que suben desde miles de metros hasta la superficie.

El horror e infierno de los que han caído en esas aguas es terrorífico. Hay pasillos, grutas, cementos aglomerados de las calles y animales prehistóricos carnívoros.

Los coches y las personas circulan por la superficie de las aguas profundas asfaltadas una y otra vez. Las puertas se cierran y el demonio abraza a los más débiles.

-¡Cállese!. Una puerta es una “door” en inglés. De ahí el que las vende es un vende-door y el que las compra un compra-door.

No existen surfistas y eso es paz en la zona, ellos no han sabido integrarse en la nueva era del deporte, este es el castigo de Ludovico Pretina.

El surf es inexistente y por eso es interesante conocer los entresijos de Rascoott City.

Si aún tienes miedo a la oscuridad y amas el surf no vayas a esa ciudad. Te recomendamos un viaje a Maldivas o a Costa Rica con un influencer. Eso es vida, lo demás en un horror.

Cerveza Salada

Cerveza Salada

Edición y redacción de Cerveza Salada. Más de Andy que de Kelly. Mejor un mal día de surf que un buen día de trabajo.
share on: