Nate Zoller viaja a México, Fiji, Chile y más allá en busca del tubo perfecto. Termina encontrando la dicha eterna en Hawái, después de lo cual presumiblemente se marcho a una pequeña cabaña en las Adirondacks y comenzó a perseguir su otra gran pasión: escribir un thriller de misterio y asesinato romántico de 12 partes.

share on: