Instagram

Os voy a revelar un secreto que, por lo que veo, no todo el mundo sabe. Si te vas de vacaciones y subes fotos del viaje no estás desconectando. Sube las que te dé la gana, cuéntame las trolas que quieras y tírate el pisto lo que te salga de tus partes morenas, pero no nos mientas. Te lo ruego. Al menos ahorraros los hashtags. No puedes poner #modeoff y estar metido en Instagram, #desconectando y ver cuántos likes tienes. No se puede, me da igual que lo hayas hecho hasta hoy. Lo estás haciendo, pero no se puede. Así que no lo hagas.

Que sí, que ya sabemos que donde estás se pone el sol, YA LO SABEMOS. ¿Sabes dónde también se pone el sol todos los días? Exacto en todo el puto mundo menos unas semanas en los Círculos Polares. Puta brasa dais con las puestas de sol, joder.

Cuando te abres Instagram empiezas siguiendo a gente que conoces, gente que te empieza seguir y conoces a la que tienes que seguir por una especie de pacto tácito de educación. Esto es así. Tarde o temprano descubres que la novia de tu primo es boba de remate, que tu amigo al que ves cada dos años le falta un hervor y que aquella compañera de clase que te caía bien no para de subir fotos de su hijo. Basta ya. No soporto ni uno más de tus selfies. Deja de hacerte fotos contra los espejos del baño y del ascensor. Date cuenta de que todas las putas fotos que subes todos los días son la misma foto de mierda. ¡¡¡BASTA!!! Pero estás metido en una espiral de mierda por culpa de ese pacto tácito. Estás encerrado en un pozo profundo del que parece imposible salir.

Desde aquí os invito a que dejéis de seguir a la gente por educación y que dejéis de dar likes por educación. Si la foto de tu hijo es una mierda (la foto, con el niño no me meto) pues te jodes y te llevas cero me gustas, que ya está bien de fomentar las mierdas. Criterio, señores, CRITERIO.

Y ya que me lo preguntáis estoy de vuestras fotos en hoteles de Vietnam, Tailandia, Maldivas y esas mierdas hasta las mismísimas pelotas. SON TODAS IGUALES Y NINGUNA APORTA NADA. La primera ya era chunga no os cuento las 780.000 fotos más que he visto después.

“¿Y de los stories qué opinas, Muchacho?” Lo que opino de los stories no lo puedo decir en un territorio con sistema jurídico y punitivo. Necesitaría ir a aguas internacionales o a el espacio exterior, no quiero que me ahorquen, para deciros lo que pienso de vuestros stories.

Dadnos una tregua, os lo ruego.

Pero recuerda que esto sólo es mi opinión, así que no lo contéis por ahí que les vais a desmontar el plan de vida a muchos infelices que simulan felicidad.

Ahora ya lo sabes.

Muchacho

Muchacho

Agitador social, filósofo y cronista deportivo
share on: