John John Florence gana el Billabong Pipe Masters y reina en casa

Como quien no quiere la cosa comenzó un año más la temporada de competición de surfing. Uno se acostumbra rápido a los cambios y con la pandemia desapareció durante un tiempo la vida, la sociabilización y los eventos deportivos con lo que solo nos quedaba surf en estado puro lejos de los focos mediáticos.

El caso es que arrancó la temporada y lo hizo como casi todo este año, raro y sin mucho sentido. Con el Billabong Pipeline Masters para arrancar un año atípico que ya veremos cómo se desarrolla en función de virus y pandemias. Así que el mejor escenario de inicio para los teóricos mejores surfistas del mundo, con el brasileño Italo Ferreira defendiendo título de campeón y con Gabriel Medina y John John Florence como máximos aspirantes.

Alguien dijo que el surf de competición pasó de moda está claro y perdió relevancia también, que la WSL lo debía tener claro cuando mete entrevistas con Billy Kemper mientras un campeón del mundo esta haciéndose nueves. Interesante debate que dará para un par de artículos y muchas cervezas. Qué lejos quedan esos años de Occy, Curren, Potter, Andy, Kelly y compañía dando emoción y espectáculo.

Si alguien planease una vuelta a la competición relevante supongo que lo haría con una final donde los dos mejores y máximos rivales compitiesen por el título en la ola más emblemática del planeta, y oh sorpresa, eso es exactamente lo que ocurrió. John John Florence se impuso al simpático amigo de Neymar Jr, Gabriel Medina por un escaso margen de diferencia en la final soñada. Consigue así el hawaiano vencer de una vez un evento que se le resistía y que estaba predestinado a lograr tarde o temprano.

Llegados a este punto solo falta una pregunta por resolver, ¿seguirá a los 48 años compitiendo el 11 veces campeón del mundo y amante de la quinoa Kelly Slater? Por supuesto que seguirá y con unas semifinales como primer resultado del año, por cierto.

share on: