Mucho antes de que fuese una celebridad mundial como para presentar un premio Oscar, Kelly Slater era un surfista profesional que rompía las reglas y surfeaba como los ángeles ya fuera en su casa de Florida o en cualquier parte del mundo.

share on: