Cuando el realizador australiano llegó a Lanzarote se quedó maravillado con las olas y todo aquello que rodea a las islas Canarias.

share on: