Las piscinas de olas

¡Que llegan los chinos con una como la de Kelly!. ¡Que la de Mad Max Australia ya la están haciendo en Toronto!. Tío, ¿en serio la de Waco pertenece al Gobierno Tapioca y son los rusos los que están detrás?. Todo afirmativo, leed y dormir, surfing y poesía.

En España además de las ya confirmadas hace cientos de décadas de Madrid y Barcelona, hay otras en camino. Pasan los años y la piel se arruga pero en aguas saladas. Recordemos que todos los meses sale una noticia en prensa con que ya están, es un hecho. Todo el mundo escucha cosas, nadie las toca.

Que si mi amigo de Móstoles conoce un primo de un sobrino del vecino y que éste a su vez es muy rico. Es tan rico que los chinos no le tosen y comisiona del néctar árabe cómo si el grifo negro lo tuviese en la bañera de casa. Ese mismo ya está haciendo la piscina, y es una realidad y Madrid ya la tiene, quizá Barcelona antes. Perdón será Málaga, exactamente en dónde estuvo encarcelado Julián Muñoz. Los números oscilan entre cinco duros y doscientos mil billones de dólares de Singapur. Nada, cacahuetes y olivas para un grupo inversor de capital riesgo lineal de fondo americano con sede en Zurich que opera en Barcelona con los Puyol y el muñeco de Michelin.

Ahora son los chinos. Ellos ganarán la carrera, nadie antes las hizo, ellos copian y nada llegado de China es de fiar. Pues aquí seguimos sin piscinas y los chinos siguen ganando metros al mundo.

Que nadie se preocupe, por lo que a nosotros nos incumbe España ya tiene varias en camino: Valladolid, Teruel, Valdemorillo, Ourense, Oviedo, Córdoba, Murcia, Torrelavega, Zaragoza y Jerez, sin olvidarnos la inminente de Badajoz.

Conocemos el final, es Pepito Piscinas, ¡qué gran película por favor!. El personaje, ni más ni menos que Fernando Esteso, un mozo de pueblo, burdo pero avispado, abre sus ojos a la buena vida y decide trasladarse a la capital.

En Madrid encuentra trabajo como vendedor de coches, lo que le da una gran desenvoltura. Pero su gran obsesión es frecuentar piscinas, donde hace numerosas conquistas. Un día, por fin, conoce a una hermosa y acaudalada viuda con la que decide casarse.

Las piscinas de olas están ahí, en la puntita de la lengua, casi las olemos. Bienvenidas, mientras tanto limpiemos las playas por si acaso no llega Pepito Piscinas a tu pueblo o ciudad antes que huelas a pino.

Cerveza Salada

Cerveza Salada

Edición y redacción de Cerveza Salada. Más de Andy que de Kelly. Mejor un mal día de surf que un buen día de trabajo.
share on: