Ramzi Boukhiam fue uno de los afortunados en poder disfrutar de las perfectas derechas de Marruecos gracias al swell que dejo olas gigantes en Nazaré las semana pasada y que poco más tarde llegaría al norte de África.

share on: