Stephanie Gilmore demuestra en Malibú que nadie tiene tanto flow como ella en un twin fin

share on: