Muere la industria del surf

¡Este muerto está muy vivo! La industria del surf se enfrenta al mayor empacho de despidos y el fin de patrocinadores es ya historia. ¿Qué? Pero si el surf está de moda. La gran estafa.

La verdad es otra y cuando las ratas se suben a las palmeras caen en las cabezas de los turistas. El círculo perfecto estalló en aquellos que no saben aún ni nadar.

Como en la crónica de una muerte que escribía Gabriel. Esa delgada línea de la sombra que azotaba al marinero de Joseph Conrad. Ni el budismo occidental de Lenoir, ni el papel mojado de Millas, ni un capitán de quince años soñado por Verne podrá salvar esta vez la industria del surf.

¿Existen culpables? Esto no es la iglesia ni hay curas, pero si monaguillos con dedos pegados a monedas y caras verdes como lechugas monetarias.

Llegan cambios significativos tras la compra de muchas de las marcas de surf y deportivas más importantes del mundo por parte de Authentic Brands Group en septiembre pasado.

No os olvidéis de seguir comprando en Decathlon. Y acudir a escuelas de gente que ni hace surf también ayuda. Atizan los recortes de empleo y los que más sufren son los surfistas del rango blando o red fina cualesquiera.

Las adquisiciones, ventas, fusiones, ampliaciones de capital, trampas, palancas y otras transacciones comerciales similares, a menudo resultan en recortes o cambios de silla.

MONEY TALKS. «Debido a la reciente adquisición de Boardriders Wholesale, LLC (la ‘Compañía’) por Authentic Brands Group y la reestructuración resultante, la corporación está tomando medidas necesarias pero difíciles», decía un comunicado de prensa en el momento de la compra de las marcas.

Si, si, si…más allá de empleados o tipos de corbata, RVCA y Quiksilver serían las marcas que más recortes van a asumir. ¿Y los riders?

Según Stab en noviembre se anunciará la mayor pérdida de patrocinios en la historia de la industria del surf. El 31 de octubre es la fecha en la que la mayoría de los surfistas patrocinados entonces por Quiksilver, Billabong y RVCA (marcas que ahora son propiedad de Authentic Brands Group) renovarían su contrato. Y ahora quien manda es otro que todos conocemos y que pondrá orden en este monte de orégano y frutas del bosque.

Sin embargo, según el portal australiano-americano, sólo se renovará una pequeña fracción de esos contratos (todos a la calle y después vemos si sois rentables). Ahora se especula sobre el impacto de estos cambios en la comunidad del surf. Con la reestructuración, los recortes de empleo y la pérdida de patrocinios, existe preocupación sobre cómo las marcas y sus relaciones con los surfistas y la cultura del surf podrían verse afectadas.

CARTERA MATA GALÁN. Sin que se pronuncien los buenos de la película, esta crisis estaría relacionada con la salida de Italo Ferreira de Billabong (debieron despedirle antes por mala imagen y esperpento en estilismo y educación) y que ambas partes habían firmado un acuerdo con una cláusula liberatoria.

Lo que está claro es que el surf y su industria sólo podrá sobrevivir a través de los surfistas.

Se cargaron las surf shops. Suplantándolas por grandes superficies y tiendas online. Primer error. Se cargaron el circuito mundial de surf en donde los mejores surfeaban olas imposibles. A cambio piscinas, formatos que no enganchan ni a un heroinómano en los 80 y campeones del mundo que sólo ganan en olas de medio metro.

Segundo error. Dejaron que el surf sea más que lo que hacía Tom Curren, vale con una vela, o con un remo, con saltos, acrobacias o hasta en agua dulce con una lancha. Tercer error.

Pero sin duda el mayor de todos es dejar a gente que no entiende la idiosincrasia del surf (que no es un deporte, es muchísimo más) dirija el futuro del mismo y que lleve su tesorería.

Ya sabía de dónde venía, espero que no le vuelvan a pillar en otra igual. De farsantes y atuendos terribles estamos fritos.

La problemática es que al final se acostumbraron a vivir de nosotros y nunca nos tuvimos que poner el abrigo para pasear por el vestíbulo.

Cerveza Salada

Cerveza Salada

Edición y redacción de Cerveza Salada. Más de Andy que de Kelly. Mejor un mal día de surf que un buen día de trabajo.
share on: