Sopor en el Surf Ranch

Imaginad que a un partido de futbol le sacas el enfrentamiento cara a cara entre dos equipos y lo sustituyes por una competición donde se tira sin oposición desde distintas zonas del campo; el que meta más goles gana. Se verían goles increíbles que no suelen verse en el campo pero el resultado sería un auténtico coñazo. Cero rivalidad, cero estrategia, cero confrontación, cero emoción.

Si al deporte le eliminas el factor que lo hace imprevisible, donde cualquier cosa puede pasar acabas con la esencia del mismo. El surf de competición va mucho más allá de surfear dos olas por manga. Se trata de saber leer el mar, elegir la ola correcta, marcar a tu rival, intimidar y por supuesto surfear mejor que tu contrario. Por eso muchas veces no gana el surfista con más talento sino que a veces triunfa el más competitivo o incluso aquel al que por suerte le llega la mejor ola en el momento oportuno.

Ayer comenzaba el esperado evento en la piscina de Kelly Slater y el resultado fue lo previsto, un auténtico bodrio preparado para hacer caja, rellenar espacios publicitarios y vender entradas a precios desorbitados mientras el respetable disfruta de las bondades del Surf Ranch.

No sabemos quién o quiénes destacaron, es imposible ver demasiado tiempo a los mismos tipos repitiendo una y otra vez las mismas maniobras en la mismas olas hasta el infinito. Sísifo versión acuática.

Es cierto que la ola es una maravilla y que todo el mundo quisiera poder probarla, seguramente los participantes se lo pasan en grande y el negocio se vuelve rentable, pero eliminar Trestles por esto no tiene lógica alguna más allá de promocionar la mayor puerta giratoria de la historia del surf.

La WSL que en su día apostó por el Dream Tour, los mejores surfistas en las mejores olas, ahora parece dispuesta a eliminar del surf todo aquello que lo convertía en un deporte único. Por eliminar han eliminado hasta el mar joder, y eso es imperdonable.

Cerveza Salada

Cerveza Salada

Edición y redacción de Cerveza Salada. Más de Andy que de Kelly. Mejor un mal día de surf que un buen día de trabajo.
share on: