¿Tiburones, olas grandes, playas y bikinis? Eso era el surfing…

Todos los caminos llevan al rancho de Kelly. Parece que ya tenemos la Roma del surf. La cancelación de Margaret River o prescindir de buenas olas por piscinas de pago ya no está en entredicho.

Uno de nuestros referentes es Matt Hoy, y en su Instagram lo ha explicado relativamente bien. El surf es con tiburones, con olas y en la playa.

Nadie obliga a Italo o a Medina a ir al agua, si tienen miedo que no vayan. Es su decisión, no puntuan y los demás van y puntuan. Toledo no cogió ni una ola en Tahití, nadie canceló el evento, estaba peligroso para él pero no para otros. Nuestro colaborador Gony Zubizarreta hacía pocos baños libres en West Australia, sólo iba a la manga y poco más, el miedo estaba presente, si no quieres competir no lo hagas. Los australianos conviven con tiburones y ven más peligroso ir en coche o fumar.

En Gold Coast existen los tiburones, y casualmente en Sudáfrica también, por nombrar algunos ejemplos. Es más, son pocos sitios de buenas olas sin tiburones. Acabarán convirtiendo esto en el tenis: gradas, ropa limpia y vestuarios. Qué razón tenía Bobby Martínez en NY, se diluye el estilo de vida del surf.

Los deportes de riesgo tienen estas cosas, los surfistas profesionales saben que esto pasa y es parte del juego. Si te dan miedo los tiburones y las olas grandes es complejo ser surfista profesional. Te puedes dedicar a la medicina, ser panadero, biólogo y no optar por ser profesional de un deporte extremo. Así se expresaron campeones del mundo o referentes como Jay Phillips, Damien Hardman, Spencer Hargraves o Tom Carroll estos días.

El ataque a Fanno en directo fue el momento de surf más visto de la historia del surf. Repercusión, prime time y patrocinios, lo que se busca. En F1, en MotoGP, alpinismo, ski y en decenas de deportes extremos los profesionales por desgracia mueren, a veces y tristemente alguno al año. Dios no lo quiera, pero es parte del juego del deporte extremo. No estamos hablando de balonmano, es surf, es la mar, en ella habitan los tiburones como otras tantas especies, es su territorio y la naturaleza cumple con sus leyes.

Años atrás se canceló el campeonato en un Cloudbreak para la historia. Muchos surfearon, otros no. Olas enormes perfectas y los surfistas profesionales no van al agua, curioso en un Dream Tour que busca las mejores olas del planeta.

Sin duda que la seguridad es importante y las vidas lo más, en Río de Janeiro matan a miles de personas al año en sus calles. Las mismas aceras por las que transitan los surfistas brasileños y los demás WCT. El peligro está en las calles de Brasil y no tanto en las olas de West Oz.

Lo irrefutable del tema es que el surf está perdiendo el foco. Despídanse de las playas, los tiburones, las olas de verdad, los bikinis y todo lo que daba sentido al estilo de vida que cautivó al mundo el siglo pasado.

Cerveza Salada

Cerveza Salada

Edición y redacción de Cerveza Salada. Más de Andy que de Kelly. Mejor un mal día de surf que un buen día de trabajo.
share on: