VANS BOOTIES: Micro Test From West

¡Hey Ho, Vans let’s go! Nos hemos metido en un test todo loco de los mocasines de goma ensalitrada más bestiales jamás palpados en las huellas de la playa.

Cuando uno habla de la marca de Anaheim todo se queda corto. Es de las pocas que quedan con un pasado real, la historia la cuentan los vencedores. Os vamos a contar algo.

50 primaveras, veranos, otoños e inviernos sobre el patín han dado algo de experiencia al equipo de diseño para lanzar esta cremita de botín destroyer.

Algún día os contaremos el porqué Dane Reynolds suplicó entrar en la compañía renunciando a un contrato astronómico lúdico festivo, esto no podrá corroborar su durabilidad, comodidad, rollazo y darle las bendiciones a esa cincha de velcro que será lo mejor que te pasará en la vida.

La merienda de la reina con calor, adherencia y mucha etiqueta roja bajo la correa. Si, los Gudauskas, Tudor o Knost lo saben, y tú ahora también.

¡Colócatelos y recapacita! Todos tenemos un 100% consensuado con la adrenalina, ese espacio de ansiedad que nos mantiene despiertos. Bolsa de serrín o mochila de indecisiones, ni lo uno ni lo otro, aunque lo otro sea más veraz que el zarpazo del abismo inyectado en un agujero verde camino a la gloria. ¡Es surfing!

La poesía ha llegado en forma de chapín y nos deja una gran reflexión en los arrabales del surf contemporáneo: el diseño de lo que te enseño con empeño no es oro hasta que te vuelvas su dueño.

El almuerzo está en la mesa, Surf Boot 2 Hi de Vans.

 

share on: